Nebot puso al los ecuatorianos en Jaque

Esta jugada macabra empezó en marzo del 2017, cuando Nebot no dio su apoyo a Guillermo Lasso para que Lenin Moreno pueda ganar las elecciones en la segunda vuelta. Todo era cuestión de tiempo. El objetivo es estar en el poder, antes de que se celebren las siguientes elecciones. El objetivo de Nebot es no ceder el control del país a Lasso, Correa o a las ratas Bucaram.

Para esto Nebot puso en marcha su plan maestro.

Primer movimiento: Eliminar al correísta más peligroso para sus objetivos, Jorge Glas. Glas está preso. Misión cumplida.

Segundo movimiento: Poco a poco y uno por uno, eliminar a los peones de la revolución ciudadana, aquellos que son fieles a Correa, sus ministros y colaboradores de las altas esferas, Patiño, Guillaume Long, Alexis Sánchez, Rommy Vallejo, Gustavo Jalk, etc.

Tercer movimiento: Apoderarse de la fiscalía y la contraloría para por medio de amenazas presiones y negociados hacia los asambleístas de mayoría Alianza País, apoderarse de la Asamblea Nacional. 

Cuarto movimiento: apoderarse de la vicepresidencia. Si bien la vicepresidencia es un cargo que depende netamente de la presidencia, el vicepresidente es quién sustituye al presidente en caso de ausencia de este. Nebot permitió que Vicuña caliente el puesto y farandulee en la vicepresidencia por un momento. Hace poco la movió y puso a una de sus piezas claves, Otto Sonnen whatever.

Quinto movimiento: Hacer emputar al pueblo. Con la subida de los combustibles, el desempleo, la reducción de los salarios, la ineptitud de Moreno, el pueblo llegará a su límite y de una patada en el culo cuántico, enviará a Moreno a la casita. Nebot no necesita eliminar a Moreno de su camino, la estupidez de Moreno es suficiente para que se elimine él solo. El mismo pueblo se encargará de botarlo de la presidencia.

¿Qué pasa si el pueblo no se revela? Simplemente Nebot seguirá en su trono, sin pagar sus millonarios impuestos, haciendo que sea el pueblo quien pague la deuda externa con menos salario por más trabajo, el pueblo paga más impuestos, el pobre es más pobre y los ricos siguen igual de ricos.

 ¿Qué pasa si el pueblo se revela y bota a Moreno? Simplemente Otto será presidente y Nebot controlará de mejor manera la presidencia y se puede eliminar a lacras como los Bucaram, los cuales también tienen pacto con Moreno. Pero si no hay Moreno, simplemente no hay pacto.

En resumen, todos los movimientos de Nebot han puesto al pueblo en jaque. Con Moreno o sin Moreno, el pueblo está condenado a un periodo de pobreza y opresión.

La única amenaza para los planes de Nebot es Rafael Correa. Por el momento lo tiene neutralizado con todos los procesos penales en su contra, pero Nebot sabe muy bien que Correa no es estúpido como lo fue Bucarám, Correa es capaz de virar el tablero y recuperar el país con una simple elección popular.

¡Viva la patria carajo!

Legalmente… Vicuña esta mas cagada que Jorge Glas

Gasolinazo de Moreno encarecerá los recorridos escolares