Trujillo no fue un mártir, ¡fue un criminal!

La prensa ecuatoriana pretende martirizar a Trujillo por su cobarde accionar contra el ex presidente Rafael Correa y la revolución ciudadana.

Según fuentes cercanas a la familia Trujillo, Julio Cesar Trujillo ya se encontraba en la última etapa de su vida, su estado de salud no iba bien y ellos lo sabían. Fue ahí cuando Trujillo fue la pieza esencial del plan de los allegados de Moreno, entre ellos Cuesta.

Trujillo era la ficha perfecta para violar la constitución – tal y como lo hizo- para luego dejar todas aquellas decisiones anti-constitucionales en la impunidad  y sin responsabilidad. El odio hacia Correa motivó a Trujillo a aceptar esta tarea.

En resumen, Trujillo fue un constante violador de la constitución, sus decisiones y sus destituciones iban en contra de nuestras leyes y carta magna y eso es un crimen total aquí, en la china y en la conchinchina.

Referente a la muerte de Trujillo, la prensa ecuatoriana se esmera en martirizar la imagen de Trujillo, el supuesto héroe, el luchador contra la corrupción, el estadista y mil calificativos para cubrir su mal accionar. Todos los diarios y los noticieros han publicado titulares donde lo ponen como el nuevo supermán del siglo 21, pero las redes sociales han reaccionado, al pueblo no le gusta que lo tomen por idiota.

Trujillo no es ningún Mártir, fue un criminal de corbata y chaqueta que se limpió el trasero con nuestra carta magna, lo más sagrado que tiene nuestro país y la prensa es su cómplice.

¡Trujillo murió como un criminal! y como un enemigo de la patria.

La negligencia de Moreno causa muerte y dolor

Maria Paula Romo: La nueva ‘mamalucha’ del Ecuador